Objeto del contrato de trabajo 

Licitud del contrato de trabajo

  Ley Nº 20.744

37.. El contrato de trabajo tendrá por objeto la prestación de una actividad personal e infungible, indeterminada o determinada. En este último caso, será conforme a la categoría profesional del trabajador si se la hubiese tenido en consideración al tiempo de celebrar el contrato o en el curso de la relación, de acuerdo a lo que prevean los estatutos profesionales y convenciones colectivas de trabajo.

38. No podrá ser objeto del contrato de trabajo la prestación de servicios ilícitos o prohibidos.

39. Se considerará ilícito el objeto cuando el mismo fuese contrario a la moral y a las buenas costumbres pero no se considerará tal si por las leyes, las ordenanzas municipales o los reglamentos de policía se consintiera, tolerará o regulará a través de los mismos.

40. Se considerará prohibido el objeto cuando las normas legales o reglamentarias hubieren vedado el empleo de determinadas personas o en determinadas tareas, épocas o condiciones.

La prohibición del objeto del contrato está siempre dirigida al empleador.

41. El contrato de objeto ilícito no produce consecuencias entre las partes que se deriven de esta ley.

42. El contrato de objeto prohibido no afectará el derecho del trabajador a percibir las remuneraciones e indemnizaciones que se deriven de su extensión por tal causa, conforme a las normas de esta ley y a las previstas en los estatutos profesionales y las convenciones colectivas de trabajo.

43.. Si el objeto del contrato fuese sólo parcialmente prohibido, su supresión no perjudicará lo que del mismo resulte válido, siempre que ello sea compatible con la prosecución de la vinculación. En ningún caso tal supresión parcial podrá afectar los derechos adquiridos por el trabajador en el curso de la relación.

44. La nuldad del contrato por ilicitud o prohibición de su objeto tendrá las consecuencias asignadas en los Arts. 41 y 42 de esta ley y deberá ser declarada por los jueces, aún sin mediar petición de parte.

La autoridad administrativa en los límites de su competencia, mandará cesar los actos que lleven aparejados tales vicios.

45. El consentimiento debe manifestarse por propuestas hechas por una de las partes del contrato de trabajo, dirigidas a la otra y aceptadas por ésta, se trate de ausentes o presentes.

46. Bastará, a los fines de la expresión del consentimiento, el enunciado de lo esencial del objeto de la contratación, quedando regido lo restante por lo que dispongan las leyes, los estatutos profesionales o las convenciones colectivas de trabajo, o lo que se conceptúe habitual en la actividad de que se trate, con relación al valor e importancia de los servicios comprometidos.