Informe sobre seguridad personal

Código Penal

1 - Secuestros

Formas conocidas  

Planificados o enfocados: la organización delictiva posee un grupo de inteligencia que selecciona a la víctima, realiza un estudio previo de sus movimientos personales y de su familia, actividades, horarios, lugar y tiempo tentativo para el golpe y riesgos que requiere una planificación previa para realizar la operación (casos: Riquelme, Awada, Latrechiana).

Al «voleo» o «express»: eligen al azar a la víctima por la apariencia, actitud en el desplazamiento, zona por donde transita y condiciones para realizar el delito.

Para que exista secuestro extorsivo, es necesario que los delincuentes exijan una suma de dinero por la liberación de la víctima y exista una negociación en proceso.

Es común que se confunda «secuestro express» con aquellos casos en los que los delincuentes retienen a la víctima y la someten a retirar dinero de los cajeros automáticos o bien le roban el vehículo y sus pertenencias de valor, como joyas o teléfono celular, y luego lo dejan abandonado en algún sitio. En estos casos se trata de un «asalto express».

Víctima: persona que aparenta solvencia económica por su vestimenta, alhajas, vehículo.

Circunstancias: circulando por vías de escaso tránsito, aprovechando la falta de atención del conductor al entorno y carencia de su sentido de autoprotección. Puede ser sorprendida en momentos de ingresar al garaje de su vivienda.

Autores: son personas de estratos socioeconómicos bajos, con edades que oscilan entre 16 y 30 años, pertenecientes a la delincuencia común. Operan en grupos de dos o tres personas, donde alguno suele ser el líder durante la ejecución del delito.

Frecuentemente son individuos con antecedentes penales en la adolescencia. Probablemente robaron vehículos o cometieron delitos menores. También, y en muchos casos, son adictos a las drogas.

En algunos casos, los autores son personas conocidas de las víctimas. Los secuestradores también  suelen utilizar como informantes o “entregadores” a empleados o conocidos de las víctimas.

Botín: suma de dinero entre 5.000 y 20.000 pesos a pedir por su rescate. En muchos casos, hasta han negociado por sumas inferiores o por equipos electrónicos.

Obtención del rescate: dentro de las dos horas de consumado el secuestro.

Operatoria: coordinan un lugar para la entrega, sin dar la cara, restituyendo a la víctima a posteriori del cobro del rescate.

Generalmente, utilizan celulares de las víctimas o un teléfono público para comunicarse con los familiares.

Se mueven en el vehículo de la víctima o bien roban uno horas antes de concretar el secuestro.

Por lo general, se pacta que la entrega del dinero se realice en cercanías de villas de emergencia. El dinero reclamado se envía utilizando un remise, o se arroja desde un puente, o bien desde un tren en movimiento.

Los secuestradores no manejan tiempos ni el arte de negociar, conformándose con un botín menor que el solicitado.

2 - Antecedentes de secuestros planeados

Origen

Esta modalidad es originaria de Colombia y México, donde se conformó una auténtica industria del secuestro, como ocurre hoy en Brasil.

En Colombia se producen 10 secuestros por día (3.750 en el último año).

En México se producen 7 secuestros por día (más de 2.500 en el último año).

En Brasil (San Pablo) en los últimos seis meses se registraron 200 «secuestros express».

Antecedentes en la Argentina

En la década del ’70 se registró en la Argentina el pico más alto de la historia criminal de secuestros extorsivos.

A los casos cometidos por el accionar subversivo, se les sumaron los cometidos por bandas de delincuentes comunes, con larga trayectoria delictiva. Muy bien armados, con buena inteligencia previa sobre los objetivos y, sobre todo, con una muy buena infraestructura para mantener a las víctimas en cautiverio durante varios meses.

Esta modalidad decreció desde mediados de los ’80, aunque hubo algunos hechos aislados,  pero volvió a crecer en forma gigantesca a fines de 1999.

Ultimos casos

En la Argentina, se impone rápidamente por la debilidad en la Justicia, la falta de efectivo y uso del dinero plástico (tarjetas) y las restricciones en el retiro por cajero automático.

En los últimos 18 meses se registraron 29 secuestros en todo Buenos Aires y alrededores y más de 100 en todo el país. Ocurren muchos más que no son denunciados.

Las víctimas, en la gran mayoría de los casos, resultan ilesas.

3 - Secuestros, lugares y modos

Dónde ocurren

El 75% de estos episodios ocurre en la calle, cuando el conductor va solo de regreso a su domicilio, entre las 19 y las 23, por calles oscuras, sin salida o de escaso tránsito.

En raras oportunidades, las víctimas fueron sorprendidas caminando por la vía pública

Cómo actúan los secuestradores

Cierran el paso del vehículo por delante y a punta de pistola, comúnmente dos sujetos, obligan al conductor a pasarse a la parte trasera de su coche.

En los secuestros más planificados, un automóvil va por delante de los secuestradores comunicando las zonas donde hay control policial (interceptan la frecuencia), mientras otro permanece en cercanías de la vivienda de la víctima controlando los movimientos de los familiares: si tomaron contacto con la Policía o si se cumple con el plan acordado para el pago de rescate.

Las víctimas son sometidas a golpes y torturas psicológicas con el fin de obtener información sobre sus medios y forma de vida.

Ocasionalmente, pueden conformarse con el retiro de efectivo por cajero automático, los elementos personales que lleva en ese momento y hasta el vehículo.  

4 - Guía sobre secuestros ocurridos  

Actitudes del secuestrado

Tratar de controlar las emociones.

No ser un informante fácil. Escuchar, analizar y responder.

No indicar dónde vive, resistir hasta el último momento.

Minimizar su propio nivel socioeconómico y de ingresos.

Ofrecer lo que tiene en ese momento (conviene llevar siempre algo de efectivo).

No comentar las posibilidades de conseguir el dinero que puede tener su familia.

Si lo presionan a tal punto de obtener su dirección, tratar de no darla, indicar un teléfono únicamente.

Actitudes del familiar que atiende la demanda del secuestro

Mantener la calma y permanecer callado, escuchar atentamente.

Hablar cuando permitan hacerlo.

No contradecir, tampoco ceder rápido.

Encarar una acción negociadora.

Ofrecer una cifra pequeña.

Resaltar la imposibilidad de conseguir el efectivo tan fácilmente.

5 - Secuestros. Prevenciones  

Conduciendo un vehículo  

Tener una actitud consciente respecto de su seguridad personal, observar el entorno, vigilar por espejo retrovisor.

Emplear vehículos que no llamen la atención.

Después de poner el motor en marcha, trabe las puertas de su vehículo.

Si tiene un reloj costoso o llamativo, utilícelo en la mano derecha mientras conduce.

Trate de no bajar la ventanilla más de cuatro o cinco centímetros.

No ponga bolsos, carteras o maletines sobre el asiento del acompañante.

De dirigirse a un lugar desconocido, en especial en horario nocturno, prepare un plan de ruta, busque avenidas y, si puede, pase esa obligación a un horario con luz de día.

Conducir lo más próximo a la línea divisoria central de la calzada, de manera que sea imposible cercarlo contra las aceras.

Mantener distancia con el vehículo que lo precede, detenido o en marcha, para realizar maniobras evasivas.

Si ve a la distancia en un semáforo vendedores ambulantes o limpiadores de vidrios y tiene posibilidades, deténgase unos metros antes, para esperar la onda verde. 

No detenerse en horas nocturnas en zonas apartadas. Si espera a una persona, hágalo con las luces apagadas y el rodado en marcha, mirando el entorno.

En rutas y autopistas, sólo detenerse en estaciones de servicio (no son siempre seguras, mejor cargar combustible de día) o peajes.

Para retirar el rodado del garaje de la vivienda, observe previamente ambos laterales al salir.

Para ingresar al garaje privado, coordine esta acción observando previamente los alrededores con un integrante de la familia.

Si posee garaje, las precauciones a tomar son mucho más importantes. No crea que por tener un auto que no es de último modelo es menos robable. Antes de entrar el vehículo al estacionamiento de su domicilio, si le es posible, llame vía celular a su casa para que le enciendan las luces exteriores y lo estén esperando para colaborar rápidamente en la apertura y cierre de la cochera. Mientras va llegando, revise la cuadra, disminuya la velocidad y ponga las luces altas, preste especial atención a las parejas y a los autos desconocidos estacionados con personas a bordo.

Si tiene comunicación desde su garaje al interior de su domicilio, trate de tenerla siempre cerrada por dentro con llave y usted no la tenga encima, que le abran; si es asaltado es preferible que no ingresen a la casa y salgan de la vista pública. Esto puede prolongar la situación y no sólo hacerlo a usted un rehén sin posibilidad de asistencia, sino a todo el grupo familiar.

Recuerde que un auto es un bien reemplazable, la familia no.  

Una vez ubicado en el vehículo se deben instalar los seguros de las puertas, para evitar al manoteo de la manija e ingreso del delincuente.  

Se debe tener cuidado con los autos modernos donde al levantar el seguro de la puerta del conductor, automáticamente se levantan los de las demás puertas, por ello normalmente la moto con un delincuente muy probablemente le patee la puerta, lo que instintivamente va a provocar que el conductor abra la misma para ver el daño ocasionado, es en ese momento, en el cual aparece el segundo delincuente entrando por la puerta del acompañante.

Trazar distintos caminos de marcha desde el hogar hacia el trabajo, con la finalidad de romper la rutina, como así también dentro de lo posible el cambio de horarios

Trazar caminos de escape ante un seguimiento.

El empleo del remis debidamente identificados forma parte del cambio de la rutina.

II) Cuando se desplaza a pie

Analizar el entorno.

Caminar en sentido opuesto a la circulación vehicular.

Mientras camina, cambiar de manera brusca su trayectoria si considera que es seguido.

Es preferible cambiar de acera, si quien viene frente a usted le resulta sospechoso.

Cuando camina en la calle, hágalo cerca de la pared; si lleva bolsos o carteras, llévelos de ese lado.

Si ve dos o más personas en la vereda estacionadas hablando, cruce la calle y camine por la vereda opuesta o si le son sospechosas vuelva sobre sus pasos.

Si le dicen que su ropa está manchada de pintura u otra cosa (rota en la espalda), siga caminando.

Cuando se acerca a su domicilio, verifique tener a mano sus llaves de ingreso rápido a la casa.

Cuando esté cerca de la puerta, 50 metros o más, vaya verificando visualmente los alrededores, interiores de los vehículos estacionados, parejas conversando o en otras actitudes, personas que le sean extrañas al entorno.

Si ve movimientos extraños, siga de largo. Si los delincuentes ingresan con usted a su domicilio, es poco probable que reciba ayuda. Una vez dentro de su casa, estará a merced de la voluntad del delincuente, afuera puede recibir ayuda de la gente o pasar circunstancialmente la Policía.

Evitar el tránsito por lugares desconocidos, menos si son oscuros.

Idéntica actitud debe tomar cuando transite por sitios de escasa seguridad y luminosidad, aunque sean conocidos.

6 - Delitos, prevenciones generales

En transporte público

Si lleva carteras o bolsos, no lleve efectivo u objetos de valor en los mismos.

Verifique si lleva el bolso o cartera colgando, que si se lo quieren arrebatar lo puedan hacer fácilmente sin que corra peligro usted de caerse bajo un andén o bajo las ruedas de un colectivo.

En el caso de utilizar autos de alquiler, hágalo de empresas acreditadas, radio taxis, agencias de remises de su zona. Siempre lea atentamente los datos del conductor, el numero de taxi, la empresa a la que pertenece. Memorice la información en los primeros cinco minutos, después es tarde.

Ante la duda es preferible llegar tarde pero tomar un colectivo y no un taxi o remis que siempre estará oportuno .

En caso de robo, no se resista; por lo general, los hechos de robo en transporte público son muy rápidos y violentos.

Aleccione a sus hijos menores de edad que no se resistan al robo de zapatillas. Generalmente, los delincuentes menores de edad portan armas blancas y seguramente reaccionarán en una forma muy violenta.

Haga aplicar una forma de abrir el baúl de su coche también desde adentro.

Personales

Emplear prendas poco llamativas, tratando de que sean adecuadas al lugar donde concurrirá.

No llevar tarjetas personales que establezcan profesión y lugar donde trabaja.

No llevar fotos y datos familiares.

No usar joyas y relojes de alto valor.

Llevar una suma de dinero reducida y alguna tarjeta de crédito que pudieran ser requeridas en ese momento.

Tener presente que para pedir auxilio policial, en Capital Federal, deberá discar el 101; en la Provincia de Buenos Aires, el  911.

En el hogar

Si ve agua o humo debajo de la puerta, no la abra; en lo posible, coloque en la parte inferior de la misma un burlete barredor para impedir esta posibilidad.

Coloque un visor de gran angular en la puerta de entrada a su casa o departamento; si tocan el timbre y no ve personas conocidas frente a la puerta, no abra.

Si no va a estar por un período prolongado en su domicilio, arregle con vecinos o amigos para que recojan su correspondencia o diarios a domicilio.

Instale una luz interior y alguna exterior que enciendan y apaguen con celda fotoeléctrica.

Acostumbre a sus familiares y amigos que no lo visiten sin un previo llamado telefónico, esta mecánica hará que usted no vea como habitual cada vez que le toquen el timbre y lo pondrá más atento y desconfiado.

Si posee jardín, trate de iluminarlo; tener luz afuera y oscuridad adentro siempre es una ventaja.

Si tiene perro, durante la noche  le será mucho más útil dentro de la casa que fuera de ella. El animal enfrenta intrépidamente el peligro sin medir sus consecuencias individuales para defender a su amo; detrás de un alambrado o una cerca, es fácil para el delincuente eliminarlo de diversos modos antes de ingresar al domicilio, encontrárselo en el interior de la casa es una línea de defensa mucho más eficaz.

Tenga pegados en lugares de fácil acceso (mesa de luz, heladera, etc.) números telefónicos de importancia como ser: Policía, hospital, bomberos, proveedor de energía eléctrica. Tenga copia de estos números en más de un lugar, piense que en una emergencia quizá no pueda llegar a la cocina y esté refugiado en el dormitorio.

Tenga linternas a mano; en un corte de luz, verifique con el proveedor de energía o con sus vecinos, no salga de la casa, puede ser una maniobra distractiva.

Si escucha gritos de auxilio en su calle o al frente de su propiedad, no salga a ayudar, también puede ser una maniobra distractiva; la mejor ayuda que puede proporcionar es el rápido pedido de asistencia  a los medios oficiales.

Con la familia

Si tiene que comprar un vehículo, evite aquellos que llaman la atención.

No ingrese con su familia a bancos o cajeros automáticos.

Si concurrió con su familia a un supermercado y nota que un grupo de gente se dirige hacia donde usted tiene su coche estacionado, aléjese lentamente en sentido contrario; no pretenda introducirse dentro del mismo. Una vez que pasó el inconveniente, usted podrá retirar su vehículo.

Evite la confrontación directa con cualquier grupo de personas que se encuentren manifestando. Compórtese como si compartiera sus inquietudes.

Si ingresa a cualquier sitio de esparcimiento (shopping, paseo de compras, etc.) identifique las salidas de emergencia.

Lleve siempre entre sus documentos, datos médicos importantes (grupo sanguíneo, tratamientos en curso, etc.).

Llevar efectivo encima y más todavía si no opera con tarjetas de crédito suele calmar a los asaltantes. Llevar las manos a la cabeza sin demostrar resistencia también suele calmarlos.

No se deje tentar a resistir porque lo asalte un chiquilín. Con un arma es tan peligroso como uno mayor. O más.

Si se tiene garaje, se debe efectuar el ingreso de la familia al auto dentro del garaje y salir directamente, de esta forma no descubre la salida de toda la familia, dejando sola la vivienda.

Cuando se vuelve de supermercados o shopping efectuar la descarga del vehículo dentro del garaje, evitar la exposición en la vía pública de sus actividades. 

Con los hijos menores

Enseñe a sus hijos menores a conocer su nombre y apellido, dirección y teléfono.

Sus hijos deben saber siempre que, en caso de extravío, lo mejor es quedarse parados; sus padres, familiares o amigos, al percatarse de su ausencia instintivamente volverán sobre sus pasos.

Explíqueles a quién dirigirse en caso de peligro, tanto si están en la calle como en su casa.

Conozca las amistades y compañías de sus hijos.

Si tiene que contratar niñera, no se quede con los antecedentes dados por ésta o la agencia, recurra a alguien que pueda chequear estos datos.

Los niños no deben abrir la puerta de la casa, ni solos ni acompañados.

Explíqueles que rechacen siempre la invitación de desconocidos a subir a un vehículo o a acompañarlos con cualquier pretexto (darles golosinas, encuestas, etc.).

Preste mucha atención a cualquier relato que haga su hijo, por ejemplo sobre una persona que ha tratado de acariciarlo, de regalarle algo, etcétera. Dígale que jamás debe mantener estas relaciones en secreto, aunque se lo pidan estas personas.

No permita que se aleje de su vista en lugares de esparcimiento; diversos grupos de personas realizan tareas de selección de estos sitios.

Con los adolescentes

Efectuar un seguimiento de sus actividades.

Mantener frecuentes contactos telefónicos para establecer su ubicación.

Instruirlos para que no brinden información relativa a sus vivienda, familia y actividades.

Evitar que se desplacen solos.

Es preferible su movilización en grupos o acompañados por mayores.

Instruya a sus hijos para que no contesten encuestas en la calle si hay que dar nombre, apellido, dirección y menos teléfono, sobre todo si entran en un cine. Es modalidad del «secuestro express» aprovechar eso para reclamar dinero a los padres con el argumento de que su hijo fue secuestrado mientras está presenciando una película y usted no puede contactarlo.

Sin caer en la psicosis, charlar estos temas de manera frecuente.

Establecer palabras en clave que signifiquen peligro (por ejemplo, si habitualmente emplea su primer nombre, determine que al anunciar el segundo la situación es de riesgo).

Practique y simule las distintas posibilidades que podrían ocurrir y las diferentes formas que en conjunto sobrellevarían la circunstancia.

Conforme un esquema defensivo, programe qué decir, qué hacer, cómo proceder.

En los bancos

Cuando vayan a depositar o retirar dinero en efectivo procuren ir acompañados.

No ser rutinarios, tratar de operar los días de menos afluencia.

Evitar comentarios de la operación que va a realizar.

Preferir en lo posible, cheques, tarjetas de crédito, etc., no dinero en efectivo.

No ingrese a un cajero automático si hay personas dentro del mismo.

Cuando ingrese, verifique que la puerta se pueda cerrar desde adentro.

Confirme el cierre de la operación antes de retirarse. armas de fuego

En caso de sufrir un asalto, mantener la calma, no resistirse y menos aún si portan .

Entregar lo que le piden, más vale perder cosas materiales que salir lastimados.

Por ninguna razón perseguir a los delincuentes.

No tome taxis a la salida de los bancos. Camine dos o tres cuadras.

Prefiera taxis aislados y no enfilados. Si toma el primero de una fila observe si lo sigue otro de los de atrás.

7 - Asalto a conductores

Robos más comunes

Vuelve el robo a conductores utilizando una moto. Este «modus operandi» consiste en el arrebato de los elementos de valor que lleva puesto el conductor o del bolso/cartera que se encuentra en un asiento del vehículo.

La moto lleva 2 tripulantes, en el primer caso aprovechan la parada ocasionada por un semáforo, para amenazar al conductor con un arma de fuego y proceden a robarle los elementos de valor: reloj, billetera, anillos, etc.

En el segundo caso, rompen los vidrios con el casco y ante la mirada de asombro del conductor le llevan el bolso, cartera o cualquier otro elemento que consideren de valor que se encuentre en los asientos.

Si una moto se coloca delante de su auto y le hace aminorar exageradamente la velocidad hasta casi detenerlo puede ser que el acompañante se haya bajado, de la vuelta a su auto por atrás y lo asalte.

Cómo evitarlos

Si se detiene en la calle, procure dejar se vehículo en un estacionamiento vigilado en un sitio bastante iluminado.

Instale un dispositivo de seguridad o antirrobo en el auto.

Si quiere mejorar la seguridad de su coche, coloque cerraduras especiales.

Instale un mecanismo de seguridad que interrumpa el suministro de energía.

No recoja desconocidos en la ruta.

Cada vez que se baje del coche saque la llave de contacto, deje el volante bloqueado y cierre bien puertas y ventanillas.

Procure no dejar objetos de valor a la vista.

Mantenga una distancia prudencial con el vehículo de adelante.

Es importante que el tanque de combustible esté protegido por una tapa con cerradura.

Por la noche, evite la detención provocada por los semáforos solitarios, pero reduzca la marcha, verifique que tiene el paso libre y avance.

Si le estalla repentinamente el parabrisas puede ser intencional. Aléjese manejando con la cabeza fuera de la ventanilla lo máximo posible pero nunca se detenga de inmediato pese a la sorpresa por el hecho.

Las zonas más peligrosas

Capital Federal:

Rotonda de Av. Del Libertador y Av. Pueyrredón. Arrebato.

Semáforo de Av. Del Libertador y Av. 9 de Julio. Arrebato.

Av. F. Alcorta desde Av. Sarmiento hasta Udaondo. Al detenerse en algunos de los semáforos, sale un individuo desde el parque con un arma de fuego, comete el robo de los elementos de valor y vuelve al parque.

Av. Cabildo desde Av. Lacroze hasta Monroe. Robo automotor, «secuestro express», recorrido por cajeros.

Av. San Pedrito desde Zuviría hasta R. Falcón. Robo automotor.

Av. 9 de Julio desde Av. de Mayo hasta Autopista. Jóvenes que se hacen pasar por limpia-vidrios cometen robos y arrebatos.

Provincia de Buenos Aires:

Camino de Cintura y parada Los 4 Ases. Transradio. Robo automotor.

Camino de Cintura entre Av. Crovara y Moldes. Villa Palito-La Matanza. Robo, asalto a mano armada y arrebato.

Intendente Tomkinson entre Av. Rolón y Av. Centenario. San Isidro. Robo, asalto a mano armada, «secuestro express», robo automotor.

Autopista La Plata-Buenos Aires, pasando el peaje. Rotura de parabrisas y clavos tipo miguelito. Robo, asalto a mano armada y arrebato. 

 8 - Robos en domicilio

 Cómo operan los delincuentes

Una persona, vistiendo uniforme del correo (estatal o privado), toca su puerta con la excusa de entregar un paquete o documento (carta documento/telegrama). Al franquear la puerta, ingresa y detrás de él, sus cómplices. Use cadena que sólo entreabre la puerta.

«Venimos del colegio de su hijo, no se asuste, pero (lo llaman por el nombre) ha tenido un accidente.» Al escuchar esto, usted se shockea y no razona. Esta situación es aprovechada por los individuos para conseguir lo que buscan.

«Soy un compañero de trabajo, estudio, etc. ¿No está? Es una lástima, se debe haber olvidado que quedamos en encontrarnos en su casa. ¿Me permite el teléfono, por favor?». No lo deje entrar. 

Una persona (habitualmente es una mujer, ya que da más confianza) se presenta en la puerta de su casa manifestando que es amiga de su hijo/a, esposo/a, tiene conocimiento de los datos de la persona por la que pregunta y conoce a la perfección las actividades que desarrolla. Casi siempre está acompañada por algún hombre que espera dentro de un vehículo. Puede argumentar varios motivos para tratar de ingresar al domicilio; los más habituales son:  

«Pasaba a saludar a... ya que hace mucho que no lo veo. ¿Me permite pasar al baño?»

«Le vengo a devolver a... un dinero que me prestó, si no está no hay problema, se lo dejo a usted, ¿me permite una lapicera para dejarle una nota?»

Los menores de edad son cada vez más utilizados para delinquir. Los mayores (casi siempre son familiares directos) los visten con ropas rotas y les ensucian las manos y la cara, les enseñan a solicitar una limosna o comida y cuando usted abre la puerta, se lleva la sorpresa.

Cómo evitarlos

Instale en la vivienda una puerta blindada, si no lo puede hacer, procure que tenga al menos 2 cerraduras y que no exista espacio físico entre la puerta y el piso.

Refuerce las bisagras y coloque ángulos de acero que impidan hacer palanca.

Coloque en la puerta una mirilla panorámica.

Ponga persianas en todas las ventanas.

Coloque rejas en las ventanas que dan al exterior, no deje entre barras un espacio mayor a los 12 cm y transversales que las unan.

Los balcones, aleros y salientes de los muros pueden ser trepados con relativa facilidad.

Instale dispositivos de seguridad (alarmas, cámaras, barreras, etc.)

Preste especial atención a las puertas de acceso a la terraza y al garaje.

Si vive en un country busque organizar salidas y llegadas conjuntas.

Si vive en departamentos tenga contraseñas con el portero por si viene en su auto con alguien que lo amenaza para ingresar a su unidad.

No haga ostentación de alhajas, dinero, joyas o pertenencias, esto atrae a los ladrones.

Estadísticamente uno de los períodos de mayor índice de robos en los domicilios se registra durante los fines de semana, vacaciones y Semana Santa. Los delincuentes no se toman vacaciones.

No divulgue su proyecto de viaje o de vacaciones.

Instruya al personal de servicio con estas directivas.

Deposite sus objetos de valor en cajas de seguridad o bajo la custodia de personas de confianza, que no tengan que ausentarse.

Cierre bien las puertas, ventanas y balcones.

Cuando regrese a su domicilio, antes de detenerse, de una vuelta a la manzana verifique que no esté ningún extraño en las cercanías.

Antes de ingresar a su domicilio, verifique el estado en que se encuentra (puertas forzadas, rotas o abiertas, persianas bajas, etc.).

En caso de encontrar algo anormal, no ingrese, comuníquese con las autoridades.  

Muy importante:  

Nunca tome una actitud agresiva frente a un delincuente armado, haga movimientos lentos y pida permiso al mal viviente para hacerlo, recuerde que hoy los delitos se efectúan bajo los efectos de sustancias psicoactivas que potencian la peligrosidad de ese delincuente, por lo que el mismo, ante la duda, reacciona con irracionalidad.

Un arma es para usar no para amenazar .Si no esta dispuesto a usarla no la lleve.

Si fue sorprendido no reaccione es tarde  

Debe sobrevivir no hacer justicia 

Consejos que sirven para evitar asaltos en los taxis

"Cuando tome un taxi, suba todas las ventanillas, coloque las trabas de las puertas y pacte con el chofer el recorrido por efectuar. Si el conductor del vehículo de alquiler pone alguna objeción, no dude: bájese y tome otro.".

Ese es el principal consejo que da la Policía Federal para prevenir los robos en taxis.

Las mismas fuentes le aconsejan a la gente no sumergirse en una suerte de psicosis y creer que todo taxista es un asaltante en potencia.

"Aunque parezca una situación incómoda, apenas uno se sienta en un taxi debe subir los vidrios de las ventanillas lo más posible, como para que nadie del exterior pueda introducir un brazo. Luego debe bajar los pestillos de seguridad de todas las puertas y explicarle al chofer que es por la seguridad de los dos", sostuvo un jefe policial.

También, para la Policía Federal, es aconsejable que el pasajero observe bien si está a la vista la habilitación municipal. "Además, si entabla una charla con el taxista, debe evitarse brindar datos personales o de otros allegados que permitan al chofer inferir la situación económica de su pasajero", se agregó.

Durante el viaje jamás se debe aceptar que el taxista cambie el recorrido pactado desde el inicio. Y cuando uno se retira de un banco o de una escribanía, luego de realizar una transacción comercial, no conviene tomar taxis estacionados frente a la puerta, porque podrían estar avisados de la operación que se realizó minutos antes.

 Deparamentales de la Provincia de Buenos Aires:

 La Plata: Nº 1: calle 12 entre 60 y 61; (0221) 457-7117

  Mercedes: Nº 2: calle 37 y 20; (02324) 42-4516

San Nicolás: Nº 3: calles Garibaldi y Roca; (03461) 42-9900

 Dolores Nº 4: San Martin 474; (02245) 44-1482 

Bahía Blanca: Nº 5: Alem 836; (0291) 452-8905  

Azul Nº 6: Av. Plaza 1250; (02281) 43-1889

 Mar del Plata: Nº 7: Gascón y Entre Ríos; (0223) 492-1821

 Junín: Nº 8: Quintana 35; (02362) 44-3363

 San Isidro: Nº 9: Av.Cazón 14O2 Trigre); 4580-5221

Trenque Lauquen: Nº 10: Rivarola 148 (Pehuajó); (02396) 47-0250

 Morón Nº 11: Bartolomé Mitre 935; 4629-0176

San Martin: Nº 12: San Martin 129; 4512-6708

 Lomas de Zamora: 13: Julio A. Roca 969 (Almirante Brown); 4238-6688

 Necochea: Nº 14: calle 58 Nº 3060; (02262) 42-4070

 Pergamino: Nº 15: Dorrego 636; 4254-5956

Zárate-Campana: 17: Leandro N. Alem 663 (Zárate); (03487) 43-8898

La Matanza: 18: Autopista Tte. Grl. P. Riccheri y Cno. de Cintura; 4620-1092.

 Un proyecto que combate delitos de alta complejidad

Debido a la gran cantidad de delitos cometidos a través de la modalidad de "toma de rehenes", a partir de 1999 se convocó al entonces juez Héctor Luis Yrimia, a cargo del Juzgado de Instrucción Nº 30 de la Capital Federal, para coordinar el Proyecto de Delitos de Alta Complejidad, y que fuera concretado en el grupo DACSSI.

 El 17 de julio de 2000 se comenzó a trabajar en el proyecto que es presentado a la sociedad como parte de la cátedra abierta de Seguridad de la Universidad de Morón.  

El DACSSI es un grupo virtual. Cada uno de los componentes tiene su trabajo, su propia actividad, pero al ser convocado se une y obtiene lo que se ha dado en llamar "un producto terminado" .Lo integran cuatro áreas bien definidas: una de instrucción, otra técnica, otra médica, psiquiátrica y psicológica, y por último una legal y contable. La primera está integrada por policías, penitenciarios y fuerzas de seguridad; la segunda por médicos psiquiatras y licenciados en psicología; la tercera por ingenieros y técnicos en equipos especiales; y la última por contadores y abogados.

En el segundo semestre de este año se publicará el primer manual dirigido a la comunidad que va a tratar específicamente sobre la seguridad y su prevención.

¿Cómo contactarse?  El DACSSI es un órgano de consulta constante, y el modo de comunicarse con él es a través del correo electrónico, cuya dirección es: dacssi@movi.com.ar.

Resulta más que interesante visitar su página www.dacssi.org