Locación de servicios

Modelo de contrato

Teletrabajo
Jurisprudencia Laboral

López de Zavalía (pág. 162)

1623.- La locación de servicios es un contrato consensual, aunque el servicio hubiese de ser hecho en cosa que una de las partes debe entregar. Tiene lugar cuando una de las partes se obligare a prestar un servicio, y la otra a pagarle por ese servicio un precio en dinero.
Los efectos de este contrato serán juzgados por las disposiciones de este Código sobre las "Obligaciones de hacer".

1624.- El servicio de las personas de uno y otro sexo que se conchabaren para servicio doméstico, será juzgado por las ordenanzas municipales o policiales de cada pueblo. Serán también juzgadas por las disposiciones especiales, las relaciones entre los artesanos y aprendices, y las entre los maestros y discípulos. El servicio de los empresarios o agentes de transportes, tanto por tierra como por agua, tanto de personas como de cosas, por las leyes del Código de Comercio y por las de este Código, respecto a la responsabilidad de las cosas que se les entrega.

1625.- El que hubiese criado a alguna persona, no puede ser obligado a pagarle sueldos por servicios prestados, hasta la edad de quince años cumplidos. Tampoco serán obligados a pagar sueldos los tutores que conservaron en su compañía a los menores de quince años, por no poder darles acomodo.

1626.- Si la locación tuviese por objeto prestaciones de servicios imposibles, ilícitos o inmorales, aquel a quien tales servicios fuesen prestados, no tendrá derecho para demandar a la otra parte por la prestación de esos servicios, ni para exigir la restitución del precio que hubiese pagado.

1627.- El que hiciere algún trabajo, o prestare algún servicio a otro, puede demandar el precio, aunque ningún precio se hubiese ajustado, siempre que tal servicio o trabajo sea de su profesión o modo de vivir. En tal caso, entiéndese que ajustaron el precio de costumbre para ser determinado por árbitros.
Las partes podrán ajustar libremente el precio de los servicios, sin que dicha facultad pueda ser cercenada por leyes locales. Cuando el precio por los servicios prestados deba ser establecido judicialmente sobre la base de aplicación de normas locales, su determinación deberá adecuarse a la labor cumplida por el prestador del servicio, los jueces deberán reducir equitativamente ese precio, por debajo del valor que resultare de la aplicación estricta de los mínimos arancelarios locales, si ésta última condujere a una evidente e injustificada desproporción entre la retribución resultante y la importancia de la labor cumplida. (Incorporado por 
Ley 24.432). (*)

Comentario: (*) Véase "Acerca de la Interpretacipón e Integración de los Contratos Civiles" (pág. 4) de Noemí Lidia Nicolau y el artículo 218, inc. 5° del Cód. de Comercio.

1628.- Si el servicio o trabajo no fuese relativo a la profesión o modo de vivir del que lo prestó, sólo tendrá lugar la disposición del artículo anterior, si por las circunstancias no se presumiese la intención de beneficiar a aquel a quien el servicio se hacía. Esta intención se presume cuando el servicio no fue solicitado, o cuando el que lo prestó habitaba en la casa de la otra parte.

Locación de obra

López de Zavalía (pág. 172)
Modelo de contrato
Contratos Informáticos
Modelos de Contratos

Responsabilidad Civil

1629.-  Puede contratarse un trabajo o la ejecución de una obra, conviniendo en que el que la ejecute ponga sólo su trabajo o su industria, o que también provea la materia principal.

Nota de Vélez al 1629: "El artículo 1158 del Cód. de Austria dice: "Cuando el propietario da la materia hay un contrato de arriendo, pero si el trabajador la pone es un contrato de venta". Lo mismo disponen las Leyes Romanas - Instituta, § 4,Tít. 25, Lib. 3, y las Leyes de Partida - L. 1, Tít. 8. Part. 5ª.
Duranton, tomo XVII, nº 250, y Duvergier, tomo II, nº 335, resuelven que se debe considerar como un simple arrendamiento toda convención, por la cual un obrero se encarga de hacer una obra, importando poco quo tenga o no la materia. Aubry y Rau, § 374, nota 2, sostiene que la convención en tal caso es de naturaleza mixta; que hasta el momento de recibir la obra, las relaciones de las partes deben sur principalmente regidas por las reglas del arrendamiento y que las de la venta deben aplicarse después de recibida la obra. Troplong, Louage, n°s. 962 y sgtes., y número 1015, sostiene que el contrato debe regirse por las leyes de la compra y venta. Este autor no toma en cuenta la parte de la convención por la cual el empresario, prometiendo ejecutar una obra, se ha obligado a poner en ella todos sus cuidados, todas las precauciones que había derecho da esperar de él según su profesión, obligaciones inaplicables si sólo el contrato importara la venta de la obra cuando la obra se acabara de hacer. Zachariæ, § 710, nota 10, trata extensamente de la materia.
No exigiendo nuestro sistema judicial, como exigía el Derecho Romano, la designación del contrato, en virtud del cual la acción es intentada, no es necesario indagar si es venta o arrendamiento el contrato por el cual un obrero se obliga a hacer una obra poniendo su trabajo y los materiales, o la materia principal para la obra, como el terreno en la construcción de una casa.

1630.- El que se ha obligado a poner su trabajo o industria, no puede reclamar ningún estipendio, si se destruye la obra por caso fortuito antes de haber sido entregada, a no ser que haya habido morosidad para recibirla, o que la destrucción haya provenido de la mala calidad de los materiales, con tal que haya advertido esta circunstancia oportunamente al dueño. Si el material no era a propósito para el empleo a que le destinaban, el obrero es responsable del daño, si no advirtió de ello al propietario, si la obra resultó mala, o se destruyó por esa causa.

Nota de Vélez al 1630: "Cód. Francés, artículo 1790 - Napolitano, 1634 - L. 13,Tít. 2, Lib. 19, Digesto - LL. 10 y 16,Tít. 8, Partida 5ª - Zachariæ, § 710, nº 8 - Troplong, nº 985 - Aubry y Rau, § 374; ponen el ejemplo en el caso que se encargase hacer una estatua dando el locatario el mármol. Si éste resulta no ser a propósito y que al acabar la obra se destruye por la mala calidad de la materia, el obrero no podrá cobrar precio alguno por su trabajo si él no previno al locatario que el mármol dado no servía para la obra, pues que era de su obligación saber si de aquella materia se podía hacer la estatua encargada.

1631.- El empresario es responsable del trabajo ejecutado por las personas que ocupe en la obra.

Nota de Vélez al 1631: "Cód. Francés, artículo 1797 - Italiano, 1644 (ahora 1670) - Napolitano, 1643 - L. 25,Tít. 2, Lib. 19, Digesto (*)".

Comentario: (*) Goyena cita, además, el 1650 Holandés; 1282 de Vaud y el artículo 2739, de Luisiana y, especifica, la L. 25, § 7,Tít. 2, Lib. 19, Digesto.

1632.- A falta de ajuste sobre el modo de hacer la obra, y no habiendo medida, plano o instrucciones, el empresario debe hacer la obra según la costumbre del lugar, o ser decidida la diferencia entre el locador y locatario, en consideración al precio estipulado.

Nota de Vélez al 1632: "Cód. Francés, artículo 1793 - Italiano, 1640 (ahora 1660) - Napolitano, 1639. Véase Aubry y Rau, § 374 - Zachariæ, § 710, nota 21, dice: "El empresario que toma una obra por un tanto, carga con todos los trabajos que haya que hacer, y con todos los gastos previstos o imprevistos, aun los que resulten por acontecimientos de fuerza mayor antes de la entrega de la obra, o antes que el locatario se hubiese constituido en mora de recibirla, son también a su cargo los gastos causados por cambios hechos al plan primitivo de la obra, aunque, el empresario alegue que han sido indispensables, siempre que ellos no hubiesen sido autorizados por el dueño de la obra".

1633.- Aunque encarezca el valor de los materiales y de la obra de mano, el locador bajo ningún pretexto puede pedir aumento en el precio, cuando la obra ha sido contratada por una suma determinada, salvo lo dispuesto en el artículo 1198. (Art. sustituido por Ley 17.711).

1633 bis.- El empresario no podrá variar el proyecto de la obra sin permiso por escrito del dueño, pero si el cumplimiento del contrato exigiera esas alteraciones y ellas no pudieron preverse al tiempo en que se concertó, deberá comunicarlo inmediatamente al propietario, expresando la modificación que importe sobre el precio fijado. A falta de acuerdo, resolverá el juez sumariamente. (Art. agregado por Ley 17.711).

1634.- Cuando se convinieron en que la obra había de hacerse a satisfacción del propietario o de otra persona, se entiende reservada la aprobación a juicio de peritos.

Nota de Vélez al 1634: "L. 24,Tít. 2, Lib. 19, Digesto".

1635.- A falta de ajuste sobre el tiempo en que debe ser concluida la obra, entiéndese que el empresario debe concluirla en el tiempo razonablemente necesario, según la calidad de la obra, pudiendo en tal caso el locatario exigir que este tiempo se designe por el juez.

1636.- El precio de la obra debe pagarse al hacerse la entrega de ella, si no hay plazos estipulados en el contrato.

1637.- La locación se acaba por la conclusión de la obra, o por resolución del contrato.

1638.- El dueño de la obra, puede desistir de la ejecución de ella por su sola voluntad, aunque se haya empezado, indemnizando al locador todos sus gastos, trabajo y utilidad que pudiera obtener por el contrato. Empero, los jueces podrán reducir equitativamente la utilidad a reconocer si la aplicación estricta de la norma condujera a una notoria injusticia.

Nota de Vélez al 1638: "Cód. Francés, artículo 1794 - Italiano, 1641 (ahora 1661) - Napolitano, 1640 - Holandés, 1647 - Aubry y Rau, § 374 - Duranton, tomo XVII, nº 257 (*)".

Comentario: (*) Goyena cita, además, el 1279 de Vaud; el artículo 2736, de Luisiana. El § 7 de Baviera, (pág. 193 ó 374) que dice en general: «El que ha arrendado los servicios o trabajos, y se niega a dejarlos terminar, debe pagar el precio por entero».

1639.- Cuando la obra fue ajustada por pieza o medida, sin designación del número de piezas, o de la medida total, el contrato puede resolverse por una y otra parte, concluidas que sean las partes designadas, pagándose la parte concluida.

1640.- El contrato se resuelve también por fallecimiento del empresario; pero no por fallecimiento del locatario. Este debe pagar a los herederos de aquél, en proporción del precio convenido, el valor de la parte de la obra ejecutada y de los materiales preparados, si éstos fuesen útiles a la obra.

Nota de Vélez al 1640: "Cód. Francés, arts. 1796 y I797, Italiano, 1642 y 1643, (ahora 1674 y 1675) - Napolitano, 1641 y 1642 - Cód. de Baviera, § 7, Cap. 6, Lib. 4 (*) - En contra, Aubry y Rau, § 374, conforme en la parte que se refiere a los materiales. Zachariæ, § 710, nota 14, enseña que los herederos en ningún caso están obligados a abandonar al dueño el trabajo hecho.

Comentario: (*) Respecto del § 7, Cap. 6, Lib. 4 (pág 193 ó 374), véase a de Saint-Joseph.

1641.- Los herederos podrán continuar la construcción de la obra, cuando ésta no exigiese en el empresario cualidades especiales.

Nota de Vélez al 1641: "Citas del artículo anterior. En contra, Aubry y Rau, § 374 - Troplong, nº 1035 - Duranton, tomo XVII, nº 258 - Duvergier, tomo II, nº 377".

1642.- Puede resolverse el contrato por el locatario, o por el empresario, cuando sobreviene a éste imposibilidad de hacer o de concluir la obra. En este caso el empresario es pagado por lo que ha hecho.

Nota de Vélez al 1642: "Cód. de Prusia, artículo 917, Tít. 11, Parte 1ª".

Comentario: Goyena cita, además, los arts. 1795 y 1796, Cód. Francés; 1641 y 1642, Napolitanos, erra al enumerarlos; 1648 y 1649, Holandeses, 1280 y 1281 de Vaud; 2737 y 2738, de Luisiana. Los 1162 y 1163, Austríacos, El párrafo 7 Bávaro, «Cuando se trata de arriendo de servicios u obras, ha lugar a un pago proporcional a la obra entregada, si el obrero no ba podido acabarla por una causa independiente de su voluntad, como por enfermedad, etc.» (pág. 193 ó 374). L. 12,Tít. 11, Part. 5ª y L. 31,Tít. 3, Lib. 46, Digesto.

1643.- Puede el contrato ser resuelto por el locatario, si desaparece el empresario, o por su falencia.

1644.- Puede también ser resuelto porque el locatario o dueño de la obra no dio en tiempo los materiales prometidos, o porque no pagó las prestaciones convenidas.

1645.- Los que ponen su trabajo o materiales en una obra ajustada en un precio determinado, no tienen acción contra el dueño de ella, sino hasta la cantidad que éste adeuda al empresario.

Nota de Vélez al 1645: "Cód. Francés, artículo 1798 - Italiano, 1645 (ahora 1676) - Holandés, 1651 - Napolitano, 1644 - Zachariæ, 710, nota 19, trata largamente este punto".

1646.- Tratándose de edificios u obras en inmuebles destinados a larga duración, recibidos por el que los encargó, el constructor es responsable por su ruina total o parcial, si ésta procede de vicio de construcción o de vicio del suelo o de mala calidad de los materiales, haya o no el constructor proveído éstos o hecho la obra en terreno del locatario.
Para que sea aplicable la responsabilidad, deberá producirse la ruina dentro de los diez años de recibida la obra y el plazo de prescripción de la acción será de un año a contar del tiempo en que se produjo aquélla.
La responsabilidad que este artículo impone se extenderá indistintamente al director de la obra y al proyectista según las circunstancias, sin perjuicio de las acciones de regreso que pudieren competer.
No será admisible la dispensa contractual de responsabilidad por una ruina total o parcial.

Nota de Vélez al 1646: "Los Códigos Francés, artículo 1792 - Italiano, 1639 (ahora 1669) - Holandés, 1645 - Napolitano, 1638, limitan a diez años, en el caso del artículo, la responsabilidad del constructor. El de Luisiana, artículo 2733, también por diez años las casas de ladrillo, y en las de madera por cinco años. El Cód. de Prusia, arts. 968 y 969 (*), Tít. 11, Parte 1ª, limita la responsabilidad del constructor a tres años por vicio de construcción, y a treinta años por vicio de los materiales. La L. 8,Tít. 12, Lib. 8, Cód. Romano, y la 21,Tít. 32, Part. 3ª, a quince años. Troplong, partiendo del antecedente que sostiene que cuando el obrero pone los materiales es un contrato de venta, enseña que cuando así suceda no hay por su parte responsabilidad alguna".

Comentario: (*) Vélez, siguiendo a Goyena cita el artículo 966, pero corresponden los arts. 968 y 969 del Cód. Prusiano (pág. 387 ó 371) y no obstante F. A. de Saint-Joseph. Goyena cita, además, el 1277 de Vaud; el 1815 Sardo que Vélez, ahora, reemplaza por el Italiano, y L. 62,Tít. 2, Lib. 19, Digesto.

1647.- Los empresarios constructores son responsables, por la inobservancia de las disposiciones municipales o policiales, de todo daño que causen a los vecinos.

Vicios aparentes

¿Compraventa o locación de obra?

Código Civil

1647 bis.- Recibida la obra, el empresario quedará libre por los vicios aparentes, y no podrá luego oponérsele la falta de conformidad del trabajo con lo estipulado. Este principio no regirá cuando la diferencia no pudo ser advertida en el momento de la entrega, o los defectos eran ocultos. En este caso, tendrá el dueño sesenta días para denunciarlos a partir de su descubrimiento. (Art. incorp. por Ley N° 17.711).

Doctrina Nacional Jurisprudencia Marplatense

"En el supuesto del art. 1646 del Código Civil el derecho a cubrirse por la ruina total o parcial se mantiene si ella acontece dentro de los diez años de recibida la obra y la acción para tal fin, prescribiría al año en que aquella se produce; en el caso del art. 1647 bis del código civil se señala como plazo de caducidad el de dos meses de ser descubiertos los defectos ocultos, tiempo en el que debería denunciárselos para conservar el derecho, y si bien no tiene un plazo de prescripción preciso debe entenderse que es también aplicable el anual del artículo 1646 del código civil".

"Todo el régimen de responsabilidad del empresario de la obra y el eventual de su director así como todo lo relativo a la exoneración, está disciplinado en nuestro derecho en torno de un instituto fundamental dentro de la locación de obra; la recepción. Así, en derredor de dicho instituto -que impone siempre el cumplimiento de una obligación de resultado- se juzga la exoneración por los vicios aparentes (art. 1647 bis. Cód. Civil); comienza el curso de la caducidad y con ella la eventual liberación del empresario respecto de los vicios aparentes no advertidos y de los ocultos; y, en fin, en torno a la recepción de la obra, opera también el régimen de garantía subsistente a los efectos de la "ruina de la obra".

"La recepción de la obra y el vencimiento del plazo de garantía son circunstancias que normalmente excluyen la responsabilidad por los vicios aparentes y aun ocultos de la obra, salvo que los mismos provoquen -o tengan aptitud para hacerlo ulteriormente- la ruina de la obra".
"El contrato por el cual una de las partes "adquiere" un departamento en propiedad horizontal en un edificio que construye la otra parte, la que pone el terreno y los materiales, determinándose el precio final reajustable a tenor de los costos reales de la obra, tanto de materiales como de mano de obra, debe reputarse como de locación de obra y no de compraventa"

"Tratándose de la compraventa de una unidad en construcción es indudable que, cualquiera sea la calificación que le dieran las partes, se trata de una locación de obra".

"Si en el caso, del escrito de inicio de las actuaciones no surge que lo pretendido sea la extinción del contrato celebrado entre las partes, sino por el contrario el cumplimiento del mismo o el resarcimiento pertinente de ser ello imposible, es claro que el plazo prescriptivo es el que dispone el artículo 4023 del Cód. Civil y no el artículo 4041 del mismo código".

"El plazo decenal establecido por el segundo párrafo del artículo 1646 del Código Civil y que corre desde la recepción provisional de la obra no es un plazo de prescripción sino un plazo de garantía, ya que el término de prescripción se lo establece en un año a contar de la ruina y siempre que ésta haya sobrevenido en el curso de aquel plazo decenal de garantía".

Reformas y/o construcciones:¿respondo por el accidente del albañil? La Responsabilidad de los Profesionales de la Construcción